Miles de victorenses le dieron vida a los panteones municipales en la celebración del Día de Muertos al asistir a los camposantos del Cero Morelos y De la Cruz este viernes dos de noviembre.

Familias acudieron a visitar a sus difuntos y aprovecharon para darle una “manita de gato” a las timbas, limpiándolas, pintándolas y adornándolas con ramos de flores.

Las clásicas flores de sempazuchitl, mano de león y las rosas son parte de la tradición del Día de Muertos que nos distingue a los mexicanos los cuales convertimos esta celebración en una auténtica fiesta llena de colorido, alegría, nostalgias y sabores.

No pueden faltar los antojitos mexicanos y las canciones de los músicos que acuden para entonar las melodías con las que cada uno de los asistentes al panteón recuerda a su ser querido.