Virales

Airbnb endurece reglas tras fiesta de Halloween que dejó 5 muertos

Una mujer que usó Airbnb para alquilar una casa en California y organizar una fiesta de Halloween (en la que hubo un tiroteo que dejó cinco muertos) le mintió al dueño, diciendo que sólo quería mantener a su familia alejada de un incendio forestal, dijeron la policía y una persona al tanto del tema.

Testigos escucharon disparos y sufrieron el caos el jueves por la noche cuando unos 100 asistentes a la fiesta huyeron de la casa en Orinda, un suburbio tranquilo y acaudalado a unos 24 kilómetros (15 millas) de San Francisco que sólo ha visto dos asesinatos anteriores en este siglo, reportó el San Francisco Chronicle.

Las autoridades no han arrestado a nadie y por el momento se desconoce el motivo del ataque. Se encontraron dos armas en la propiedad, dijeron los agentes.

Tres personas murieron en el lugar y dos en el hospital, aseguraron las autoridades. La policía de Contra Costa los identificó como Tiyon Farley, de 22 años; Omar Taylor, de 24; Ramon Hill Jr., de 23; Javin County, de 29 y Oshiana Tompkins, de 19 años.

Otras personas resultaron heridas por disparos o al momento de huir.

Al parecer la fiesta se anunció en redes sociales como “Fiesta en mansión Airbnb”. Un asistente dijo que estaba disfrutando de la música y viendo bailar a la gente cuando escuchó disparos y la gente comenzó a correr.

Los gritos parecían durar para siempre, mencionó Devan, quien pidió que no se usara su apellido por cuestiones de seguridad.

La casa de cuatro habitaciones fue alquilada a través de Airbnb por una mujer que le dijo al dueño que su familia de unos 10 miembros tenían asma y necesitaban escapar del humo de un incendio forestal, dijo una persona con conocimiento de la transacción a The Associated Press. Un incendio en el condado de Sonoma, a unos 97 kilómetros (60 millas) al norte de Orinda, a principios de la semana, contaminó el aire en una zona amplia.

El propietario tuvo sospechas, pues se trató de un alquiler de una noche en pleno Halloween, por lo que antes de aceptar el acuerdo le recordó al inquilino que no se permitían fiestas, agregó la persona con conocimiento de la transacción, que no estaba autorizada a revelar públicamente la información y que habló sólo con la condición de anonimato.

Los documentos de la ciudad de Orinda muestran que sus agentes emitieron en marzo infracciones a los dueños de la casa por exceder la ocupación máxima y por estacionamiento ilegal. El administrador de la ciudad Steve Salomon dijo que el propietario había resuelto quejas previas presentadas en febrero sobre ocupación excesiva y ruido y en julio por exceso de basura.

Orinda, con una población de alrededor de 20 mil habitantes, requiere que los anfitriones de alquileres a corto plazo se registren en la ciudad anualmente y paguen un impuesto por ocupación. La ocupación máxima es de 13 personas.

Airbnb está “investigando urgentemente” lo que pasó, dijo el portavoz de la empresa Ben Breit en un correo electrónico.

Airbnb expulsó al inquilino de su plataforma y la casa fue retirada de sus listas, agregó.

 

 

 

AGENCIAS