Ciudad Victoria Virales

Andy ayuda a chicas victorenses a vencer la Anorexia

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Durante su adolescencia, Andrea Pérez Loperena, nunca se imagino que su excesivo control para evitar ingerir alimentos, le provocaría “Anorexia Nerviosa”, una de las enfermedades más peligrosas y silenciosas que lleva al borde de la muerte a los jóvenes.

La victorense, nos relató que el esconder el loche que su mamá le preparaba para la escuela, regalar su comida, tirarla y sentir miedo constante cada que la veía, era parte de su rutina diaria, por lo que vivió cerca de 7 años sin saber que tenia un trastorno alimenticio.

“Yo empecé con esto cuando tenía 11 años cuando mi cuerpo empezó a cambiar, sin embargo a esta edad empezaron a ocurrirme situaciones fuera de mi alcance, que no podía controlar. Entonces lo que hice fue tratar de controlar lo que estaba a mi alcance que es la comida. Así funciona los trastornos de la conducta alimentaria, no puedes controlar, tu vida se sale de control, pero la comida si la puedes controlar o al menos es es lo que el trastorno quiere que creas aunque no sea verdad.

“Todos estos años, en toda la secundaria y el Cbtis, estuve viviendo con miedo, pero yo no me lo planteaba como un problema, yo no sabía que era un problema. Yo lo veía como algo normal porque así viví la mayor parte de mi vida y creí que era normal”.

Resultado de imagen para sin comer anorexia

Hasta que conoció el caso de anorexia de una usuaria de Instagram que abrió su perfil para ayudar a las jóvenes con el mismo problema, “muchas de las cosas que contaba me hacían sentir identificada, entonces fue como por primera vez, después de más de 5 años me planteé, ¿tendré yo un problema de anorexia?”.

“Y es que día estaba yo tirada en el piso por que no tenía fuerzas para levantarme, llevaba ya varios días sin haber comido bien, me dolía mucho el pecho, no me podía parar y no tenía fuerzas, ¿realmente así me quería morir?”.

Al conocer su problema, Andrea decidió pedir ayuda y hacer caso a los cuestionamientos y preocupaciones por parte de sus amigos y familia, decisión que no fue fácil y le provocó grandes conflictos con quien para ella era su principal enemiga, la comida.

“Me di cuenta que esa no era la manera en la que me quería morir, la forma en que quería destruir mi vida porque estaba destruyéndome a mi misma, fue ahí donde dije, no sé cómo le vamos a hacer pero nos tiene que entrar la comida, porque a mi no me entraba la comida, yo no podía, le tenía pavor, entonces ahí empieza mi viaje a la recuperación”.

Momentos de llanto, miedo y estrés, fue lo que vivió la victorense cada que se sentaba frente a un plato con alimento o mientras se encontraba “atrapada” en una cocina, “era llorar mientras cocinaba, llorar mientras masticaba, llorar mientras estaba en la cocina, pero la comida me fue entrando y así empece a recuperar un poco el peso”.

 

DECIDE A AYUDAR A DEMÁS CHICAS CON ANOREXIA

Del mismo modo en la que ella descubrió que era hora de recibir ayuda, abrió una cuenta en Instagram que se llama “Ponle-leche-a-tu-cafe” en donde su intención es subir información y mensajes de apoyo para aquellas chicas victorenses que aún no se deciden por iniciar un tratamiento, o que aun están en proceso de vencer su enfermedad.

En el, también cuenta un poco de su historia con la anorexia nerviosa y su día a día del tratamiento, en donde comparte un mensaje a todas los luchadoras como ella, “Si, si tenemos anorexia, pero ella no nos tiene a nosotras”.

“El mensaje que quiero dejar es que se atrevan a pedir ayuda, realmente hay un mundo afuera de esta enfermedad que está esperando a que lo conquistemos. Nunca se cuestionen si están lo suficientemente enfermos para pedir ayuda ¡todos merecemos ayuda!”.

Actualmente no ha logrado llegar a su peso estable, pero junto a su nutriólogo y psicólogo, trabajan día con día en su aceptación y confianza para dejar atrás a la chica anorexica.