DIF

Eduardo Verástegui lucha contra la industria del aborto

El productor y activista por los derechos humanos, Eduardo Verástegui, acaba de finalizar la gira por México presentando la película “Inesperado”.

La cinta narra la historia real de Abby Johnson, ex directora de una clínica de la multinacional Planned Parenthood, a cuyo cargo se realizaron más de 22 mil abortos, incluyendo dos de ella. Johnson renunció a aquella organización luego de ver por ultrasonido a un bebé defendiéndose durante un aborto.

La gira, que terminó convirtiéndose en un movimiento nacional por la vida, finalizó el 30 de diciembre y abarcó los 32 estados mexicanos con la inédita realización de 32 premiers privadas, donde Verástegui habló a la audiencia, invitando a defender la vida.

“Ser pro-vida no es solamente defender a los bebés en el vientre de la madre –remarcó el cineasta-. Es también ver y ocuparse de los niños en situación de calle, de las víctimas de la trata, de los adolescentes que sufren adicciones, de las mamás abandonadas y violentadas, de quienes han sido falsamente acusados y penan una cárcel que no merecen, de los enfermos sin recursos que no pueden pagar un tratamiento médico adecuado, de los ancianos que están solos y olvidados muriendo de tristeza. Y más. Es ser la voz de los que no tienen voz, empezando por los más pequeñitos en el vientre de su madre que corren el riesgo de ser abortados”.

La película llegó a miles de espectadores y a más de 700 periodistas convocados en 32 ruedas de prensa. “Si cada madre tuviera el vientre de cristal, ninguna abortaría, porque verían el milagro que llevan dentro”, destacó.

Alternativas concretas ante el aborto
Durante la gira, a través de un call center (WhatsApp 5536-778518) que reúne a 510 instituciones, se pudo canalizar ayuda a más de 7 mil mamás con embarazo inesperado.

“Su pedido de ayuda para no abortar reafirma que la mayoría de nuestro pueblo elige defender la vida”, expresó el cineasta.

Centrada en la vida, la mujer y la familia, la gira unió el arte, la política y la ética a la voz de #VivaMéxico. Decir “sí a la vida” requiere de iniciativas legislativas que ayuden a la mujer vulnerable con verdaderas alternativas ante el aborto, remarcó Verástegui, tanto en materia de emergencias obstétricas para disminución de la mortalidad materna como de auxilio ante la pobreza, atención alimentaria, de vivienda, de salud para los bebés en sus primeros 1000 días de vida contando desde la concepción, educación para un proyecto de vida, mejoras en las leyes de adopción.

La película contó con el respaldo de gobernadores, funcionarios, más de 200 legisladores federales y locales de todos los partidos, alcaldes, rectores, maestros, estudiantes, cámaras empresariales, líderes de la sociedad civil, obispos, pastores, militares.

Cierre en la ciudad donde nació Eduardo Verástegui

La gira inició en el mes de agosto, tuvo su lanzamiento oficial en CDMX el 25 de octubre y finalizó con tres cierres: uno formal el 11 de diciembre en Mérida, Yucatán; otro espiritual el 12 de diciembre con la “misa de las rosas” en la basílica de Guadalupe, y un cierre emotivo el 30 de diciembre en Ciudad Mante, Tamaulipas, la ciudad donde nació Eduardo Verástegui.

“Mérida es la “ciudad blanca” y la más segura del país: simbólico, cuando lo que precisamente buscamos es seguridad para los bebés, que no les toquen sus derechos, que el vientre de una madre vuelva a ser el lugar más seguro del planeta para su hijo –dijo el productor-. Y Ciudad Mante es donde nací: reafirmando una vez más el valor de dar a luz, de que cada hijo es luz y de que queremos una sociedad inclusiva donde todos tengamos lugar y nadie sea descartable”.

Verástegui agradeció especialmente a las 16 legisladoras y funcionarias, embajadoras de la película -diputadas y senadoras federales de distintos partidos políticos- por su compromiso para llevar a la pantalla Inesperado. Las embajadoras de la película en México son: las senadoras Lilly Téllez García (MORENA/Sonora), Alejandra “la Wera” Reynoso Sánchez (PAN/Guanajuato), Sasil de León Villard (PES/Chiapas), Martha Márquez Alvarado (PAN/Aguascalientes), Claudia Balderas Espinoza (MORENA/Veracruz), y las diputadas Sara Rocha Medina (PRI/San Luis Potosí), Geraldina Herrera Vega (MC/Jalisco), Madeleine Bonnafoux Alcaraz (PAN/Sonora), Elba Lorena Torres Díaz (PES/Aguascalientes), Adriana Teissier Zavala (PES/Quintana Roo), Norma Guel Saldívar (PRI/Aguascalientes), Margarita Flores Sánchez (PRI/Nayarit), Ana Paola López Birlain (PAN/Querétaro), Soraya Pérez Munguía (PRI/Tabasco), Carolina García Aguilar (PES/Estado de México), y la ex diputada Paola Félix Galico, quien ahora trabaja en el gobierno de CDMX.

“Los promotores del aborto tienen sus metas claras para México: lograr que se legalice en todo el país, los 9 meses de embarazo -aseguró Verástegui-. Su estrategia es ir estado por estado, procurando la aprobación del aborto hasta las primeras 12 semanas de embarazo, con propaganda disfrazada de humanismo. Es así como lo lograron en Ciudad de México hace 10 años. Luego, pasar de 12 a 24 semanas, hasta llegar a que sea legal durante los 9 meses, tal como acaba de suceder en New York”. Recordó los intentos de legalización en Oaxaca, Hidalgo y otros estados de la república. “Esas iniciativas contra la vida y los intentos que seguirán son la mala noticia –dijo-. La buena es que hay legisladores valientes y comprometidos que lograron frenarlas. Y que somos mayoría los que celebramos y defendemos la vida. El debate del aborto nos lleva a definir en qué sociedad queremos vivir, qué tipo de país queremos ser: ¿uno que descarta personas o que las incluye? Nosotros elegimos incluir”, finalizó.