Virales

En plena misa, cura confiesa que lo deja todo por amor

En febrero de 2018, Nelson Cuello se convertía en el nuevo párroco de San Agustín y Nuestra Señora del Rosario de Valle Fértil, en la provincia de San Juan, en el oeste de Argentina. Ahora, apenas un año y medio después, ha confesado a sus feligreses que deja los hábitos y ha decidido hacerlo en plena misa, cuando toda la parroquia le escuchaba atentamente.

El sacerdote se habría enamorado de una joven y habría pedido al Arzobispado de San Juan poder abandonar su Ministerio. Según explicó a sus parroquianos, “el corazón tiene razones que la razón no entiende”, por lo que decidió colgar los hábitos antes de comenzar una nueva historia.

Cuello, originario de Caucete, a unos 200 kilómetros de donde desempeñaba su labor como sacerdote, llegó a un acuerdo con el arzobispado para ocupar su puesto hasta el pasado domingo 15 de septiembre. Ese día, cuando oficiara la misa dominical, era el elegido para informar a sus feligreses de la decisión que había tomado.

Así lo hizo. Explicó lo que había pasado y, aunque no entró en detalles sobre su vida privada, sí quiso que los que hasta ahora habían sido sus parroquianos conocieran los hechos de primera mano: “Estoy muy bien y en paz. Fue una decisión difícil, pero lo hablé mucho con mis superiores y me sentí acompañado. No creo ser más valiente que el resto, pero en un mundo donde reina la hipocresía, opté por la verdad y honestidad”.

“No creo ser más valiente que el resto, pero en un mundo donde reina la hipocresía, opté por la verdad y honestidad”.

El Arzobispado de San Juan, por su parte, emitió este lunes un comunicado abordando la situación: “El Arzobispo verá como proveer a la atención sacerdotal en el departamento de Valle Fértil. Monseñor Jorge Lozano pide oraciones por él, por sus compañeros y amigos, por la comunidades en las cuales ha servido el Padre Nelson y por toda la Arquidiócesis de San Juan”.

Ni el comunicado del arzobispado ni el ya exsacerdote dicen explícitamente que la decisión se deba a que Nelson Cuello se hubiera enamorado, pero esa es la razón que ha llevado a este cura a dejar la que hasta ahora era su vida. La próxima vez que entre en una iglesia lo hará para escuchar misa y no para oficiarla.

 

AGENCIAS