Virales

Machu Picchu fue construido intencionalmente sobre fallas

El antiguo santuario inca de Machu Picchu es considerado uno de los destinos turísticos más visitados del mundo. Pero a la par, es uno de los logros arquitectónicos de la humanidad que aún guarda algunos secretos.

Y es justo que uno de estos misterios acaba de ser descifrado por un grupo de científicos. Se trata de la razón por la que construyeron esta ciudad en un lugar tan remoto, como lo es la cima de una montaña en el valle Urubamba-Vilcanota.

Un reciente estudio, realizado por investigadores de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul (Brasil), reveló que los Incas construyeron Machu Picchu en un lugar donde se encuentran fallas tectónicas intencionalmente.

“La ubicación de Machu Pichu no es una coincidencia”, indicó el geólogo Rualdo Menegat, encargado del estudio, en un comunicado publicado por la organización The Geological Society of America.

“Sería imposible construir un sitio así en las altas montañas si el sustrato no se fracturara”, agregó.

Utilizando una combinación de imágenes satelitales y mediciones de campo, Menegat mapeó una densa red de fracturas y fallas que se cruzan debajo del Sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Su análisis indica que estas características varían ampliamente en escala, desde pequeñas fracturas visibles en piedras individuales hasta grandes alineamientos de 108 millas de largo que controlan la orientación de algunos de los valles de los ríos de la región.

Los resultados de Menegat indican que la red subyacente de fallas y fracturas es tan integral para la construcción de Machu Picchu como su legendaria cantería. Su construcción presenta piedras tan perfectamente juntas que es imposible deslizar una tarjeta de crédito entre ellas.

Como maestros trabajadores de la piedra, los incas aprovecharon los abundantes materiales de construcción en la zona de la falla, dice Menegat. “La intensa fractura allí predispuso a las rocas a romperse a lo largo de estos mismos planos de debilidad, lo que redujo en gran medida la energía necesaria para tallarlas”.

Además de ayudar a dar forma a las piedras individuales, la red de fallas en Machu Picchu probablemente ofreció a los Incas otras ventajas, según el especialista.

La principal de ellas era una fuente de agua lista. “Las fallas tectónicas del área canalizaron agua de deshielo y agua de lluvia directamente al sitio”, señaló.

Machu Picchu fue construida antes del siglo XV y se ubica en la Cordillera Oriental del sur de Perú, a más de 2,000 metros sobre el nivel del mar.

 

 

AGENCIAS