Virales

Marte ‘escupe’ sonda de robot de la NASA

Después de algunas excavaciones esperanzadoras, Marte parece haber escupido la sonda de calor del robot InSight.

Cuando InSight aterrizó en Marte, tenía dos tareas aparentemente simples: usar su brazo robótico para colocar un sismómetro en la superficie del planeta y desplegar su sonda de calor o “topo” a 3 o 5 metros bajo tierra. Esto último ha resultado ser mucho más difícil de lo que se esperaba inicialmente.

El domingo por la tarde, la NASA publicó un GIF que muestra cómo el suelo marciano expulsa la sonda.

El drama de la sonda de calor ha empañado la misión InSight desde que el módulo de aterrizaje llegó al planeta rojo en noviembre del año pasado. Los científicos de la NASA creyeron encontrar una región libre de rocas con tierra suelta y arenosa donde plantar su instrumento HP3 (Heat Flow and Physical Properties Probe). Desplegaron el dispositivo usando un taladro que se suponía que debía introducirlo más y más profundamente en el suelo. En los primeros días, cavó un máximo de 30 centímetros antes de encontrarse con un suelo de densidad similar al cemento que detuvo su progreso.

Los investigadores de la NASA trabajaron durante meses para encontrar una manera de hacer que la sonda siguiera cavando a través del espeso “duricrust”. Su solución inicial fue presionar el suelo alrededor de la sonda con el brazo mecánico del robot para aumentar la presión, así como la fricción alrededor de la sonda.

La técnica pareció funcionar, ya que la sonda descendió otros tres centímetros. Hasta ayer, que volvió a aparecer en la superficie. El equipo de InSight trata ahora de comprender la situación. Tuitearon: “una posibilidad observada en las pruebas terrestres es que cayera tierra frente a la punta del topo a medida que rebotaba, llenando gradualmente el agujero y haciendo que el topo retrocediera”.

Obviamente, estos contratiempos están siendo frustrantes. El HP3 es uno de los tres experimentos principales del módulo de aterrizaje, junto con el experimento sísmico de detección de martemotos y el experimento RISE que mide el campo magnético. Juntos, estos instrumentos deberían medir cuán geológicamente activo es el planeta, y ya han comenzado a ofrecer resultados emocionantes. El fallo potencial de la sonda de calor no ofuscaría la ciencia de los otros instrumentos, pero sería una pérdida frustrante.

 

 

 

AGENCIAS