Un padre de familia descubrió que el repartidor había hecho daño a su mascota en al menos nueve ocasiones

CALIFORNIA.

Una frase común dice que los perros son los mejores amigos del hombre. Pero esto no aplica para este cruel sujeto, pues nadie le haría daño a quien quiere, ¿cierto?

Resulta que un repartidor del servicio postal que trabajaba en San Diego, California, fue captado en video mientras le echaba gas pimienta a los ojos a un perrito.

El hombre de apellido Galindo fue alertado de que el sujeto maltrataba a su mascota, por lo que decidió poner cámaras para ver si era cierto lo que le advertían.

Después de revisar las grabaciones encontró que el cartero cargaba consigo gas pimienta y que lo lastimaba. Luego de acerársele, el animal comenzaba a rascarse contra el pavimento y a ladrar en clara señal de dolor y ardor.

 

Por si fuera poco, tras horas de análisis de imágenes se enteró que lo había hecho en al menos nueve ocasiones.

“Nunca sospeché del cartero, del repartidor. Nunca sospeché de alguien que traía mi correspondencia. Me rompió el corazón. Me dejó sin palabras y hace que se me revuelva el estómago”.

Galindo recuerda haberle visto los ojos rojos al perro, pero no hacía más porque se le quitaba de manera rápida.

Para agravar el asunto, sus dos hijos -Alfonso, de tes años, y Regina, de uno- comenzaron a tener problemas respiratorios después de interactuar con Pupa -nombre de su perro.

Por su parte, la empresa USPS se disculpó con la familia por lo acontecido.

Afortunadamente, Pupa ya se encuentra fuera de peligro, ya que fue atendido de manera adecuada.