Virales

Restaurantes libres de basura, la nueva apuesta

En los bares y restaurantes la basura es inevitable. Los trabajadores de la cocina tiran las cáscaras de la cebolla y la grasa de la carne en el bote de la basura casi por instinto. Plástico para envolver alimentos que se usó sólo una vez y protectores de manteles terminan en bolsas negras de basura.

No obstante, en el restaurante y bar de vino natural Rhodora, en Nueva York, se saca la basura de un modo diferente.

Este nuevo restaurante es uno de varios en distintas ciudades que han comenzado a funcionar con base en una política de cero residuos, lo que significa que no envían la basura ni los desperdicios de la comida que entra en sus establecimientos a un vertedero. Ni siquiera tienen un bote de basura tradicional en sus instalaciones.

Su propósito es reducir los efectos ambientales de los restaurantes sin dejar de dirigir negocios productivos, con el posible beneficio añadido de consolidar su buena fe ecológica entre la clientela con criterio. Ese idealismo radical conlleva ciertos desafíos, como encontrar productores y distribuidores que puedan cumplir con solicitudes como empaques compostables.

Nos parece incongruente atender a alguien durante una noche y tratar de que pasen un buen rato y luego dejarle a otras personas los desperdicios y la huella de carbono de esa noche”, comentó Henry Rich, uno de los copropietarios de Rhodora.

Un informe reciente de ReFED, una organización sin fines de lucro enfocada en la reducción de los desperdicios de alimentos, reveló que los restaurantes en Estados Unidos generan aproximadamente 11.4 millones de toneladas de desperdicios anualmente, o costos de 25,100 millones de dólares. La Agencia de Protección Ambiental señaló que los desperdicios de comida y empaques constituyen aproximadamente 45% de los materiales que se envía a los basureros en EU.

Agencias