covid-19

Sin joyería, sin bigote y con cubrebocas: medidas sanitarias para reapertura económica

Sin joyería, bigote y con cubrebocas, son algunas de las normas que se deben seguir al incorpararse a la “nueva normalidad” en la etapa de la reapertura económica que inicia este lunes en México y hasta que se declare terminada la emergencia sanitaria.

El Gobierno de México dio a conocer los lineamientos técnicos de seguridad sanitaria en el entorno laboral, para que las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas puedan reiniciar actividades sin comprometer la salud de los trabajadores.

Detalló que están elaboradas para que las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas puedan identificar de manera sencilla las medidas que les son aplicables.

A continuación, se muestran las acciones que deberán cumplir las organizaciones para regresar a sus actividades.

  • Áreas de entrada y salida de trabajo
    Contar con protocolos de acceso con filtro sanitario que incluya tomar la temperatura corporal de los trabajadores durante el ingreso y egreso de la empresa.
    En caso de no ser posible, determinar la temperatura corporal al egreso de las instalaciones antes de que los colaboradores concluyan su turno.
    Tener lineamientos para el control de visitas, proveedores y contratistas en materia de higiene, sana distancia, uso obligado de cubrebocas que debe seguirse al ingreso, permanencia y salida del lugar.
    Home office y videoconferencias
    Deberán facilitar el teletrabajo a las personas que, por sus condiciones de salud, edad, gestación o lactancia, lo ameriten.

Las reuniones de trabajo se realizan preferentemente por teléfono o videoconferencia, en caso contrario, se cuida la sana distancia, higiene respiratoria, limpieza y desinfección del lugar, mesas, sillas y objetos de uso común, antes y después de cada reunión.

En instalaciones físicas
Limitarán la realización de eventos sociales.

Deberán contar con protocolos de limpieza y desinfección diaria de áreas, superficies y objetos de contacto y de uso común, que incluya lavar con agua y jabón, y desinfectar con una solución de hipoclorito de sodio al 0.5% u otra certificada para eliminar SARS-CoV-2.

Tener mecanismos de supervisión o verificación del cumplimiento a los lineamientos de sana distancia (tecnológicos, visuales, documentales, etc.) que deben seguir los trabajadores.

Supervisar que las soluciones de agua y jabón no se mezclen con algún otro producto químico.

Tener el suficiente número de contenedores (botes de basura) en diversos puntos para arrojar cubrebocas usados o maltratados.

Recomendar al trabajador que priorice las opciones de movilidad (traslado de casa al trabajo y viceversa) que le garanticen la distancia interpersonal, promoviendo el uso obligado de cubrebocas y protección ocular o facial durante el trayecto.

Evitar el uso de joyería, corbatas, barba y bigote debido a que son reservorios de virus y demás microorganismos.

Establecer lineamientos para que los trabajadores cuiden la distancia social con sus compañeros de al menos 1.5 metros, y en aquellos lugares donde no sea factible se deberá hacerse uso obligado de cubrebocas y protección ocular o facial.

Si el teletrabajo no es posible, contar con escalonamientos de horarios de ingreso, modificación de turnos, horarios flexibles u otra acción que evite grandes concentraciones de trabajadores en las instalaciones en determinados horarios y espacios de trabajo.

Equipo de protección personal
Se le proporciona al trabajador el equipo de protección personal acorde al tipo de factor de riesgo de exposición al que se encuentra expuesto durante su jornada laboral.

Durante el tiempo que el trabajador no tiene exposición a agentes químicos contaminantes del ambiente laboral, se le proporciona cubrebocas y protección ocular y facial o se cuidará la sana distancia de al menos 1.5 metros entre trabajadores.

Para el caso de trabajadores que tienen contacto con público, se les proporciona cubrebocas y protección ocular o facial (el protector facial u ocular puede omitirse si se cuenta con barreas físicas y se mantiene la distancia de 1.5 metros entre trabajador y cliente).

Promoción a la salud
Tener un programa de salud física y mental para los trabajadores, referente a los cuidados de COVID-19 que incluya: un protocolo para manejo de trabajadores sospechosos, contactos, confirmados y su reincorporación laboral; así como de promoción, prevención, atención y seguimiento de los estados de salud en los trabajadores que pueden generar complicaciones por la enfermedad.

Contar con un instrumento para identificar síntomas en trabajadores y las personas con las que han tendido contacto en el trabajo y comunitarios.

Dar facilidades para que el trabajador pueda acudir a atención médica fuera de la empresa.
Tener una guía de actuación en caso de que un trabajador manifieste síntomas de COVID-19, con la finalidad de protegerlo, así como al resto de los trabajadores y a su familia, lo cual incluirá: lineamientos para manejo de trabajadores sospechosos, contactos, confirmados y su reincorporación al trabajo.

Realizar exámenes médicos periódicos que permitan la prevención atención, control de problemas de salud o dar facilidades para que el trabajador pueda acudir a atención médica fuera de la empresa.

Capacitación
Deberán tener un programa de capacitación para el personal directivo sobre las acciones para prevenir y evitar cadenas de contagio por COVID-19, puede hacerse uso del material de CLIMSS https://climss.imss.gob.mx/.

La capacitación se hará de manera presencial asegurando la sana distancia entre los trabajadores, con uso de gel antibacterial al ingreso y uso de cubrebocas obligatorio durante todo el proceso de capacitación.

El programa de capacitación y difusión de información deberá incluir: hábitos saludables, estilo de vida, familia, apoyo para el control de enfermedades crónico-degenerativas para evitar complicaciones por COVID-19, higiene de manos, higiene respiratoria, higiene del vestido, sana distancia, no saludar de beso, abrazo o de mano, etc.

Planeación y gestión
Contar con un comité o persona responsable de la implementación, seguimiento y supervisión de las medidas para la Nueva Normalidad en el marco del COVID-19.

Tener identificado el criterio de alerta sanitaria (rojo, naranja, amarillo o verde) para la localidad en la que se encuentra el centro.

Definir las acciones a implementar en el centro de trabajo, considerando las áreas y/o departamentos con las que cuenta el centro de trabajo (oficinas, bodegas, áreas de atención al público y áreas comunes) e identificar al personal en situación de vulnerabilidad o mayor riesgo de contagio.

Contar con un listado de teléfonos de emergencia que incluya instancias de contacto en caso de emergencias sanitarias.

Si deseas consultar aquí el documento completo de los lineamientos que estarán vigentes a partir de este lunes y hasta que se declare terminada la emergencia sanitaria.