Estado

Tiene Palmillas la joya más grande de Tamaulipas

Por Paoletti Rodríguez

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Considerada como la más importante de la diócesis de Victoria, apreciada por su riqueza histórica, la parroquia de Nuestra Señora de las Nieves, que se ubicada en el centro de Palmillas, Tamaulipas; data su construcción en el siglo XVIII y es la única que conserva su arte barroco original y el más antiguo del Estado, además de albergar importantes obras de arte, como lo es el retablo más antiguo del estado.

Juan Carlos López, fuente de la Diócesis de Victoria, nos comparte  que Palmillas fue fundada en tres ocasiones; en 1745 fue repoblada con familias de Guadalcazar, San Luis Potosí y pasa a ser villa; Posteriormente en 1751 inicia la construcción de la iglesia y el edificio destinado al seminario, estando a cargo Fray Nicolás de Salazar; y es en 1756, cuando el conde de Revillagigedo, Virrey de la Nueva España, verifica la colonización de Tamaulipas, siendo el coronel José de Escandón que lleva a cabo la repoblación de Palmillas por tercera y última ocasión.

Tiene el retablo más antiguo e importante del estado

El retablo de la parroquia se encuentra cubierto en oro, y está fechado en 1777. De acuerdo al cronista de Palmillas, Eleazar Pérez Hernández, se ha investigado y llegado a la conclusión de que pudo ser traído ya elaborado de Guadalcazar. Se cree que fue hecho por retablistas, esambladores y doradores de Querétaro.

Aunque se tiene poca documentación que confirme esta información, el cronista determina que es José Eduardo Tres Guerras, el arquitecto o alarife; como se les llamaba a quienes se dedicaban a elaborar estas obras. Este personaje se tiene registrado en la historia, como el elaborador de casi todos los retablos en el bajío de Querétaro, San Luis Potosí, Celaya y Guanajuato, de igual forma algunos retablistas eran traídos de Puebla, por ello se tiene la creencia de que pudo haber llegado ya hecho.

La obra con 243 años de antigüedad, sufrió algunos inconvenientes a lo largo de la historia, se dice que el padre a cargo de la iglesia en 1976, raspó todo el oro del retablo, hasta dejar la escultura con la apariencia de la madera.

Sin embargo en el 2018 en una inversión entre el Gobierno del Estado y Municipio, se logró restaurar el retablo a su estado original, y se dan cuenta que no fue elaborado de madera de cedro, si no, de una conífera, aunque se desconocer el tipo, así lo afirman los expertos que trabajaron en la restauración. La madera fue tratada y esto permitió que permaneciera intacta durante tantos años, y con el mantenimiento recién dado, consideró que fácilmente dure otros 500 años más.

Cabe mencionar que las historias de la gente del pueblo cuentan que una persona de la región encontró oro y se comprometió a cubrir el retablo, no existen antecedentes o pruebas de que haya sido así, su hipótesis es que se cubrió de este material en Guadalcazar y de esa forma se trajo a la entidad.

Buscan el reconocimiento por su valor histórico

La Diócesis de Victoria ha manifestado a diversas administraciones municipales y estatales, la necesidad e importancia de contar con los documentos que avalen la antigüedad y reconocimiento histórico, pero, aunque la iglesia está y los cronistas de la época hablan de fechas concisas respecto a su construcción, no se cuenta con los testigos.

De acuerdo al cronista de Palmillas, se cree que puedan encontrarse en el archivo de la nación o incluso en los archivos de otras diócesis. El Padre Edgar Eduardo Jauregui, ha intentado rescatar la dignidad del templo y que se le dé el reconocimiento por su antigüedad, aunque se ha buscado la documentación, aparentemente no hay respaldo, sin embargo, su antigüedad se puede observar en su valor arquitectónico.