covid-19 Virales

Velorios rápidos y con poca gente por Covid-19

Se suspenden las visitas hasta nuevo aviso”, dice un cartel en la puerta de un cementerio de Bolivia, una advertencia dolorosa en un país donde sus habitantes suelen velar hasta por dos noches a sus difuntos junto a gran cantidad de seres queridos.

Ahora, por el coronavirus, se ven obligados a hacer velorios rápidos y entierros con limitado acceso de personas para cumplir con una cuarentena total y obligatoria dispuesta el domingo por la presidenta interina del país, Jeanine Áñez.

Personal de una empresa fúnebre con máscaras antiguas carga al hombro un ataúd, seguido por los familiares más cercanos que caminan detrás con flores.

“No me dejan ingresar para despedirme de mi amigo, en este tiempo que estamos viviendo tan terrible, que es la enfermedad de la coronavirus, esto va hacer inolvidable”, dijo a Reuters Televisión Elisabet Quispe en el cementerio general de La Paz.

El Municipio de esa ciudad está limitando también el horario y los entierros se realizan sin misa, algo muy importante en la nación sudamericana laica pero de mayoría católica.

La situación genera duros escenarios entre el personal del cementerio y los familiares y amigos de los difuntos que quieren ingresar para despedirse.

“Por favor deme dos minutos, por favor no voy a tardar, por favor”, pidió desesperado un familiar al personal del cementerio, que no lo dejó entrar.

Aunque doloroso para todos, algunas personas entienden las medidas y se resignan a despedirse de sus seres queridos desde las puertas del cementerio.

“Tiene que haber control porque, de lo contrario, nos vamos a contagiar con el (coronavirus). Si no hacemos caso, nos van a cremar allá”, dijo Lucio Gutiérrez, familiar de un difunto.

El Gobierno sacó a las calles tanquetas en el vecindario de El Alto, una empobrecida ciudad satélite de La Paz, para monitorear el cumplimiento de la cuarentena, que rige desde el domingo por 14 días.

Al momento Bolivia registra 27 casos de infectados de coronavirus y ninguna muerte, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Agencias