Virales

Walkman regresa para llevarse esa nostalgia

Año 2019. La gente ya no compra CD’s y muy pocos los copian. Apple lideró la industria de la música portátil con su ‘iPod’ durante años, acabando con la competencia que prestaba Microsoft con ‘Zune’; pero esos tiempos han quedado atrás. Pero ya son pocos los que llegan a bajar la música, hoy una suscripción a Spotify te permite tener un suministro ilimitado de catálogo y novedades; y todo ello en tu mismo teléfono móvil.

¿Por qué íbamos a comprar un aparato específico para reproducir música si ya tenemos el teléfono móvil? La respuesta es muy simple: “Sony está celebrando el cumpleaños de su Walkman”, y lo ‘retro’ mola.

Pudiendo tener la música en el móvil… ¿Qué tiene este nuevo Walkman que no tengamos en nuestro bolsillo ya?

Básicamente, “calidad”.

Sony quiere llevar la música un poquito más allá, de nuevo a la etiqueta de “elite”. Su chip S-Master HX permite reproducción de archivos de hasta 32 bit y 384 Khz de muestreo, es decir, ‘Hi-Res Audio’.

Nuevos condensadores diseñados para obtener potentes bajos en la reproducción, algo que necesita espacio e I+D específica y que, por tanto, tu móvil no tiene, ni tendrá. Y un chasis basado en un marco de aluminio y un bloque de cobre para obtener el sonido más cristalino que te pueda dar un dispositivo portátil.

Tendrá dos salidas de audio; el mini-jack de toda la vida y una salida balanceada para jack de 4.4mm, porque la idea es que pases de los cascos que te regala RENFE cuando viajas y le pongas unos buenos auriculares a esto.

Más allá de los datos técnicos, sí, este nuevo NW-ZX500 es compatible con Android y tiene Wi-Fi, NFC y Bluetooth; así que el acceso a la música, como en tu móvil, es prácticamente ilimitado.

Es pequeño, parece cómodo, tiene una pantalla táctil de 3.6 pulgadas y 20 horas de batería reproduciendo mp3 normalito (la batería bajará a 18 horas si reproduces FLAC sin compresión de 24 bit).

Resumen. Sony ha sacado un “Media Player” para celebrar el cumpleaños de su Walk-Man en una época en la que la gente ya no pide “Media Players”. Así pues, el gentleman que vive de la música, no mira el dinero y quiere siempre lo mejor está de enhorabuena, porque podrá añadir un cacharro poderoso a la colección y disfrutar de un extra de calidad que los móviles no dan.

Por el contrario, el usuario medio que disfruta de la música sin tildarse de melómano y que disfruta de la vida llevando una sóla máquina en su bolsillo, seguirá con su vida plácidamente como si nada hubiera pasado.

 

 

AGENCIAS